junio 20, 2019

Nuevo Ford Focus 2015

Diseño fresco, ágil y deportivo
La nueva generación del Ford Focus presenta un diseño mucho más afilado y lo primero que noté fueron los cambios al frente, donde encontré una parrilla más elevada (parecido al Fusion). También destacan dos cambios más: primero que las luces de día en LED ya no son exclusivas de la versión ST y segundo que los faros de niebla ya no están aislados, y ahora tienen forma rectancular. También son perceptibles dos nuevas líneas en el cofre, que le dan una personalidad más musculosa.

Como era de esperarse, en el interior también hay bastantes cambios. Entre los más notorios están un rediseño de los controles al volante, de los controles del aire acondicionado y de la serie de botones que están en la consola central, con los que puedes controlar las funciones de audio y teléfono del Focus, que antes eran menos amigables y solían confundir un poco al conductor.

En general, los materiales se perciben de buena calidad. En la versión que tuve a prueba (la SE Appearance) encontré asientos (el del conductor con ajuste eléctrico de cuatro posiciones y soporte lumbar), volante y palanca de velocidades forrados en piel, además encontramos quemacocos, vidrios y espejos laterales también eléctricos.

Cambios tecnológicos
En esta versión del nuevo Focus no se incluye una pantalla táctil con MyFord Touch, pero sí tenemos una pantalla al centro de la consola, mide 4.2 pulgadas y en ella se despliega el sistema SYNC, gracias al cual puedes enlazar tu teléfono inteligente vía Bluetooth al auto para hacer llamadas y acceder a tus contactos. También puedes manipular y ajustar todo lo que tiene que ver con el sonido del Focus y escoger qué fuente de audio quieres reproducir: CD, USB, iPod o entrada auxiliar.

Algo que me gustó mucho es que esta versión de SYNC cuenta con la nueva función AppLink, que permite usar algunas aplicaciones que tienes en tu Smartphone a través del coche ¡comandos de voz incluidos! Una de esas aplicaciones es Spotify (gracias al cielo).

Otro aspecto que me gustaría destacar es el cambio en el diseño de los botones con los que se controlan las funciones de SYNC, que ahora son más grandes y de uso más intuitivo para que el conductor se distraiga lo menos posible.

Como hemos visto en otros modelos, entre el tacómetro y el velocímetro de este Focus tenemos también una pantalla de información. En ésta podemos ver los datos de la computadora de viaje, un velocímetro digital y hacer algunos ajustes, como programar la función MyKey, que permite restringir ciertos aspectos del coche, como la velocidad máxima a la que puede ir el auto, por si se lo prestas a alguien.

Como lo mencioné antes, también cambió el diseño de los conjuntos de botones que están en el volante, con los que puedes manipular la pantalla de información, el audio y los comandos de voz, y me parece que la evolución es acertada, pues son más fáciles de manipular.

En la vida real
Bajo el cofre, el nuevo Focus tiene un motor de cuatro cilindros y 2.0 litros con 160 caballos de fuerza. Este propulsor se complementa con una caja automática Powershift de seis velocidades y la función SelectShift, que permite que hagas los cambios de forma manual. El auto viene con cubiertas pirelli, cubiertas fate o cubiertas michelin dependiendo de la version.

Manejamos el nuevo Focus durante una semana y la marcha es cómoda, aunque se nota que tiene un espíritu más enfocado en lo deportivo, pues si bien la suspensión no es excesivamente dura, tampoco es tan suave como en un sedán, así que te permite tener un manejo hasta cierto punto dinámico, pero sin sacrificar comodidad.

En fin de semana, por ejemplo, con poco tráfico y manteniendo velocidades que no rebasaron los 90 km/h logramos que el rendimiento del combustible fuera de unos 17.8 km/l, sin embargo, entre semana éste se redujo y promedió 12 km/l, debido al tráfico.

Me gustó que cuando fue necesaria más potencia de lo normal, bastó con presionar más el pedal del acelerador y el Focus reaccionó de forma adecuada. Siendo muy exigentes, me hubiera gustado que la caja reaccionara más rápido, aunque con todo, los 160 caballos que presume su motor sí se hicieron presentes.

En conclusión, el nuevo Focus es un auto divertido, juvenil o que puede funcionar bien para familias pequeñas, ya que cuenta con una cajuela de tamaño aceptable, aunque nos hubiera gustado un poco más amplia, y buen espacio para quienes tengan que viajar en los asientos traseros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *