La «serología» es el estudio de anticuerpos en el suero sanguíneo.

Los «anticuerpos» son parte de la respuesta inmunitaria del cuerpo a las infecciones. Los anticuerpos que actúan contra el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, generalmente se pueden detectar en las primeras semanas de la infección.

La presencia de anticuerpos indica que la persona estaba infectada con SARS-CoV-2, padecía una enfermedad leve o grave o no presentaba síntomas.

Se realizan “estudios de seroprevalencia” para estimar la extensión de la infección, medida por los niveles de anticuerpos, en un grupo de población determinado.

Se supone que la seroprevalencia inicial de cualquier virus nuevo, incluido el SARS-CoV-2, en una población es baja o inexistente, ya que el virus aún no ha circulado.

Pruebas moleculares y serológicas: ¿En qué se distinguen?

Las pruebas moleculares incluidas las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (hisopados rápidos nasofaríngeos), pueden detectar el material genético del virus, por ejemplo, el SARS-CoV-2, para determinar si la persona está infectada actualmente con él virus. Es similar a los test de antígenos covid 19 en términos de especificidad y sensibilidad.

Mediante las pruebas serológicas se puede detectar la presencia de anticuerpos frente a un determinado virus y calcular la cantidad de anticuerpos producidos tras la infección, lo que permite determinar si una persona ya ha sido infectada por SARS-CoV-2.

Las pruebas serológicas no deben usarse para diagnosticar una infección aguda por SARS-CoV-2 porque los anticuerpos se desarrollan unas semanas después de la infección.

Cuando surge una nueva enfermedad, como COVID-19, las estrategias iniciales de monitoreo y detección se enfocan principalmente en las pruebas moleculares para medir las infecciones agudas y la atención de pacientes con enfermedades graves y necesidades de atención médica.

Esto a menudo puede provocar infecciones leves o asintomáticas que no requieren atención médica. Por lo tanto, se desconoce el alcance total de la infección en las primeras etapas de un brote.

Las pruebas serológicas ayudan a determinar el alcance de un brote o una infección en una población determinada.

Los estudios de seroprevalencia brindan una imagen más completa de cómo esta población se infectó con el SARS-CoV-2 y permiten la detección de casos desconocidos que no han sido identificados mediante vigilancia sistemática o activa.

Se están realizando numerosos estudios para comprender mejor la respuesta de los anticuerpos a la infección por SARS-CoV-2.

Algunos estudios realizados hasta el momento muestran que la mayoría de las personas infectadas con SARS-CoV-2 desarrollan anticuerpos específicos contra este virus.

Sin embargo, los niveles de estos anticuerpos pueden variar entre aquellos con enfermedad grave (niveles altos de anticuerpos) y aquellos con enfermedad leve o infecciones asintomáticas (niveles bajos de anticuerpos).

Muchos estudios en curso están intentando determinar los niveles de anticuerpos necesarios para lograr la protección y la duración de estos anticuerpos.

Hasta ahora ha habido algunos informes de personas que se han vuelto a infectar con SARS-CoV-2. Es probable que haya más reinfecciones y, en este sentido, los científicos están tratando de comprender el papel de la respuesta inmune en la primera y segunda infecciones.

La OMS trabaja con científicos para comprender cada caso de reinfección y la respuesta de los anticuerpos durante la primera infección y las posteriores.

¿Cómo son los resultados de los estudios seroepidemiológicos?

Actualmente hay más de 200 publicaciones revisadas por pares, preimpresiones, manuscritos e informes gubernamentales sobre estudios de seroprevalencia de SARS-CoV-2.

Estos estudios difieren en su diseño, las poblaciones estudiadas, las pruebas serológicas utilizadas, los tiempos de muestreo y la calidad. En general, la seroprevalencia dada en los estudios disponibles sigue siendo baja, menos del 10%.

Algunos estudios realizados en áreas con alta transmisión del virus, y otros estudios realizados por trabajadores de la salud en esas áreas, encontraron una seroprevalencia estimada de más del 20%.

Los resultados disponibles de algunos estudios realizados muestran que la mayoría de las personas en todo el mundo todavía son susceptibles a las infecciones por SARS-CoV-2.

Inmunidad Colectiva

La «inmunidad colectiva», también conocida como «inmunidad de la población», es un concepto utilizado en el campo de la vacunación e implica que una población puede protegerse contra un virus en particular cuando se alcanza un umbral de vacunación.

La inmunidad colectiva se logra protegiendo a las personas del virus sin exponerlas al virus.

Las vacunas enseñan a nuestro sistema inmunológico a producir anticuerpos, lo que puede ocurrir cuando estamos expuestos a una enfermedad.

Sin embargo, esto es vital. Las vacunas funcionan sin enfermarnos. Las personas vacunadas están protegidas contra la enfermedad en cuestión.

Cuantas más personas en una sociedad estén vacunadas, menos personas seguirán siendo vulnerables, lo que reduce el riesgo de transmisión de persona a persona.

Reducir el riesgo de que un patógeno circule en la sociedad protege a quienes no pueden ser vacunados debido a condiciones de salud graves distintas de la enfermedad contra la que protege la vacuna. A esto se le llama «inmunidad colectiva».

La «inmunidad colectiva» se logra cuando una alta proporción de la población está vacunada, lo que dificulta la propagación de enfermedades transmisibles, dado que no muchas pueden contraerla.

La proporción de personas que deben tener anticuerpos para lograr la inmunidad colectiva a una enfermedad en particular varía en cada caso. Por ejemplo, para lograr la inmunidad colectiva al sarampión, es necesario vacunar aproximadamente al 95% de la población.

El otro 5% estará protegido porque el sarampión no se transmite entre las personas vacunadas. En la poliomielitis, el umbral es de aproximadamente el 80%.

La inmunidad colectiva lograda con vacunas seguras y eficaces hace que las enfermedades sean raras y, por lo tanto, salva vidas.